BTB III: Daniel Tejero & Sebastián Chisari

DANIEL TEJERO, «Sebastián»

San Sebastián, nacido en las Galias, en la localidad de Carbona, era centurión de la primera cohorte en los tiempos del emperador Diocleciano y Maximiliano. Mientras que su oficio consistía en dar escolta a los emperadores, el buscó única y exclusivamente la posibilidad de confrontar a los cristianos. Por ello sufrió el primero de los martirios. Fue atado a un poste y saeteado hasta la extenuación. Pero al ser recogido por la viuda Irene, que quería levantar su cuerpo para darle sepultura, vio que aún respiraba, vendó su cuerpo y curó sus heridas. Después de su curación se dirigió a Maximiliano para reprocharle su conducta con él y los cristianos, a lo que el emperador respondió con el segundo de los martirios. Lo flagelaron y apalearon hasta la muerte y su cadáver fue arrojado a la cloaca máxima.

Su culto viene caracterizado por la inmensa popularidad que alcanzó en la Edad Media dado el poder anti pestoso que se le atribuía y la similitud de su martirio con la Pasión de Jesucristo. Esta adoración fue en decadencia a medida que la pandemia fue desapareciendo. En la actualidad y gracias a la representación iconográfica nacida del Renacimiento Italiano que le personifica al estilo pagano de Apolo desnudo en contraposto, atado a un poste o columna y asaeteado representando el primero de los martirios, se ha convertido en un icono gay.

Calatayud, J.M., Tejero, D. (2006) Territorios del deseo: aproximaciones a una representación del cuerpo como sinónimo de posesión y/o fetiche en la iglesia católica. Análisis de una representación artística concreta. TECREA, Tecnologías y estrategias para la creación artística. pp. 279 – 287. UMH. ISBN 978-84-95614-76-6

 

Los disturbios de Stonewall, Nueva York 1969, podríamos definirlos como la primera revolución social por los derechos de los homosexuales de la era Contemporánea. Amparados por la revuelta popular en casi todos los países se hicieron visibles las organizaciones reivindicadoras de los derechos de los gais y las lesbianas. De hecho, en el día del orgullo gay celebrado desde entonces en todo el mundo occidental se conmemoran estos hechos.

La revuelta comenzaría el 27 de junio en la ciudad de Nueva York. “Stonewall era un bar cutre, sin ni tan siquiera agua corriente, donde de vez en cuando bailaba un go-go en calzoncillos y donde las bebidas se servían aguadas. A la entrada había que firmar el nombre, ya que técnicamente se trataba de un club privado. La clientela era una mezcla de chicos ye-ye de pantalón campana, algunas locas y, de vez en cuando, algunos hippies y lesbianas (Herrero, 2001, p.280). La sección de lucha contra el vicio de la policía de la ciudad inició una redada rutinaria en el bar situado en el centro de Greenwich Village. El caso es que conforme los policías fueron sacando a las personas que allí se encontraban y metiéndolas en los furgones, una multitud se congregó en las cercanías del centro. Llegado el momento uno de los dueños y una lesbiana empezaron a forcejear con la policía y la multitud se les echó encima. Viendo como se estaban desenvolviendo los acontecimientos la policía se encerró en el bar al que posteriormente alguien prendió fuego. Los refuerzos llegaron a tiempo de salvar a sus compañeros de las llamas, pero los disturbios continuaron toda la noche. La noche siguiente, atraídos por la resistencia del día anterior, los gais volvieron a reunirse junto a las calles del Stonewall e increparon constantemente a los policías allí congregados. Mondimore (1998) nos habla de cuatrocientos policías luchando contra una multitud estimada en más de dos mil homosexuales (p. 279). Estos acontecimientos dieron lugar a la creación del Frente de Liberación Gay de Nueva York.

Tejero, D. (2006) El quehacer artístico como una búsqueda y/o reivindicación de una identidad gay. Tres artistas en la Comunidad Valenciana durante la década de los 90. pp. 1 – 343. UPV. ISBN 84-689-8748-4

Daniel Tejero: Sebastián I

Sebastián II

Sebastián III

SEBASTIÁN CHISARI, «Control en Pantalla» (Mayus. + CMD +5)

Junto @danieltejero, es un diálogo virtual compuesto por tres partes grabadas mediante la captura de pantalla de un dispositivo multimedia MacOsX como canal para, posteriormente, ser publicado en IG.

Antes del confinamiento provocado por el Covid-19, del cual ha surgido el proyecto The VLink Project, estuve fantaseando sobre la relación entre el devenir del arte y la evolución tecnológica que acontece. Ello, me llevó a preguntarme si realmente era necesario un espacio físico para generar obra y, por consiguiente, otro para ser expuesto.

No son nuevos los discursos, pero cierto es que ya no son una proyección de un futuro lejano. Antes sin exposición no había conocimiento del artista, ahora sin publicación no hay testimonio de su existencia. Los canales, las técnicas y el público han mutado y son necesarias estas nuevas propuestas.

Por ello, el acto más íntimo de este tiempo, ha sido grabar mi propia pantalla para entablar un discurso pícaro y personal, recurriendo a referentes visuales y sonoros acumulados en el escritorio de mi propio ordenador. Este lienzo digital sobre el que he trabajado se convierte, así, en una plataforma de creación y contestación a @danieltejero.

Por último, es inevitable preguntarse: ¿Cómo se van a dictaminar los límites del plagio siendo la red una confluencia de conocimiento y trabajo colectivo?… porque el de la foto no soy yo 😉

Sebastián Chisari: La mía usa látigo

Sebastián Chisari: Cada vez estoy más cerca

Sebastián Chisari: Oh…no…Daniel Tejero

Pd: Nunca fue violencia, solo reacción y disfruta del orgullo

Pd_2: Dile a Max que me vuelva a llamar