BTB II: Joaquín Artime & Carmen Ortiz

JOAQUÍN ARTIME, «Ejercicios sobre la asfixia»

El 28 de marzo Paul B. Preciado publicó en El País, “Aprendiendo del virus”, un artículo que revisitaba el concepto de biopolítica para analizar e invitar a la desarticulación de las estrategias que esgrimían las naciones frente el coronavirus. Decía, «tu cuerpo individual, como espacio vivo y como entramado de poder, como centro de producción y consumo de energía, se ha convertido en el nuevo territorio en el que las agresivas políticas de la frontera que llevamos diseñando y ensayando durante años se expresan ahora en forma de barrera y guerra frente al virus. La nueva frontera necropolítica se ha desplazado desde las costas de Grecia hasta la puerta del domicilio privado.». Bajo las formas del bien común y lo necesario, apelando a la paradójica unión de una sociedad que debía estar separada físicamente, el estado español dictaminó el 14 de marzo el estado de alarma, convocando al conjunto de la sociedad al confinamiento. Nos han asegurado que esta táctica, ya empleada en la lejana gestión de la peste, es el único medio para salir de esta situación. Nos han llamado al orden y a la cooperación, apelando a nuestro civismo y nuestra solidaridad, para someter nuestros cuerpos, aislándonos y encerrándonos en nuestros hogares, reconvertidos en prisiones blandas. Alejándonos de la posibilidad de ver a nuestros seres queridos, sin ningún tipo de soporte psicológico para afrontar el elevado grado de incertidumbre que genera la crisis sanitaria, económica y social. Mientras parte de la población se asfixiaba en las UCIs, otras asfixias se producían en el exterior.

Ejercicios sobre la asfixia pone en juego una serie de mecánicas del ahogo mediante un conjunto de acciones simples que se extienden en el tiempo, como lo hacen la sensación de desconcierto, impotencia y peso. Estas prácticas domésticas, publicadas en instagram, suponen un parón, una interferencia en un sistema de consumo rápido. Interrumpen el ritmo visual, con la lentitud de un comienzo que no llega, con la repetición de un gesto incómodo que se prolonga, y la consiguiente pérdida de aliento. Aquello que nadie quiere ver.

Joaquín Artime: Ejercicio de asfixia I

Joaquín Artime: Ejercicio de asfixia II

Joaquín Artime: Ejercicio de asfixia III

CARMEN ORTIZ, «Partida de arte entre Joaquín Artime»

Me resulto muy ilusionante el proyecto lanzado por María, para colaborar con nuestra aportación de elementos visuales a estos tiempos de confinamiento, que pudieran sacarnos tanto a mi como al público de este extraño continuo espacio tiempo en el que hemos estado inmersos.

No solo ilusionante, diría necesario para devolver cierto pulso, si se me permite, y aliviar el aburrimiento de tantas horas. Aunque sea de unos momentos envasados al vacío.

Una silenciosa inquietud me recorría entre el deseo de comenzar yo el dialogo y colocarme próxima a mi zona de confort y el deseo de que la suerte eligiese a Joaquín como primer jugador.

Las cartas jugaron a mi favor, aun sin ser yo consciente de ello, eligiendo a Joaquín.

Encontrándome con Joaquín asfixiándose (que no es para menos)

Al que me veía obligada a rescatar, como único otro ser en esta partida paralela al mundo.

Me vi encerrada con los objetos cotidianos sin poder aprovisionarme del material que la imaginación te pide, fuera de mi lenguaje, transformando lo cotidiano, lo casero en algo distinto (en salvavidas de momentos perdidos)

A la falta de espacio y aire necesario para vivir quise aportar la falta de espacio y aire para permanecer y conservar.

Quise entender esta falta de espacio y aire como una metáfora del tiempo que nos está tocando. Y poder conservarlo como parte de nuestra historia para tiempos futuros.

E intentar sacar de esta circunstancia, una vez superado el dolor y pasado el periodo inevitable de crisis, un valor añadido para la creación, para nuestras vidas y para el mundo.

Gracias María Tinoco

Gracias Joaquín Artime

Carmen Ortiz: Envasado al vacío

Carmen Ortiz: Sumergida al vacío

Carmen Ortiz: Sumergido